Extracción de Piezas Dentales

Para muchos la pérdida de un diente puede ser un inconveniente muy grande y muchas veces las personas prefieren alejarse y jamás tomar algún riego similar, pero la extracción dental es uno de los procedimientos más comunes para ayudarnos a mejorar nuestra sonrisa. La extracción dental como muchos otros procesos tiene su razón de ser, ya sea porque el paciente sufre de alguna enfermedad en la cavidad bucal que requiera la extracción de algunas piezas, o por sufrir algún traumatismo que provoque la caída o extracción de los dientes, incluso la extracción puede estar relacionada con razones estéticas para mejorar el acomodo de los dientes si es que sobran algunos.

Es importante tener en cuenta a que podemos enfrentarnos cuando nuestro dentista nos ha agendo una extracción, normalmente es un procedimiento muy sencillo que consiste en adormecer por medio de anestesia local la zona donde se extraerá el diente y se procederá a retirarlo, es probable que haya sangrado por algún tiempo en lo que la herida termina de regenerarse, se recomienda hacer gárgaras con un poco de sal y no derribar el coagulo que seguramente se formara para cicatrizar.

Presentamos algunos tips para obtener una recuperación temprana:

Impedir la exposición con bacterias

Procurar no ingerir alimentos grasosos

Evitar el cigarrillo

Lavarse la boca suavemente

No beber con popotes por lo menos en un día, debido a que la succión puede lastimar la herida o eliminar el coagulo.